Red comunitaria Sarantaporo.gr: Conectar comunidades es una carrera de fondo, no de velocidad Thumbnail
‹ Atrás
Redes comunitarias 7 abril 2021

Red comunitaria Sarantaporo.gr: Conectar comunidades es una carrera de fondo, no de velocidad

La semana pasada compartimos la historia de cómo la Red Comunitaria de Sarantaporo.gr trabajó con la comunidad de Sykea para ayudar con un problema urgente. Como muchos otros pueblos de la región de Tesalia, en el centro de Grecia, no tenía acceso a Internet. Cuando se encontró una solución alternativa a los problemas de conectividad de Sykea, se abrió una ventana de oportunidad para atender las necesidades de otras comunidades de la región.

Sarantaporo y sus pueblos vecinos solían ser lugares prósperos en los años 80, con todo tipo de actividades económicas y sociales. Además de las actividades del sector primario, como la agricultura y la ganadería, solía haber comercio minorista, construcción, servicios y plantas de transformación de alimentos. Los pueblos tenían sus propias escuelas e incluso centros culturales. La gente de los pueblos cercanos y de las ciudades más alejadas viajaba regularmente muchos kilómetros para pasar la noche del sábado en el bar del pueblo, que se consideraba uno de los lugares más atractivos para escuchar música, bailar y divertirse.

Hay innumerables historias de esa época de lugareños de más de 50 años que se quedaron. Desde entonces, sin embargo, los jóvenes se han desplazado hacia los centros urbanos, siguiendo la tendencia de urbanización del país. Con la mayor parte de la savia del desarrollo local drenada, las actividades económicas locales comenzaron a marchitarse hasta que solo quedaron unas pocas vitales, como tabernas, panaderías, pequeños mercados, gasolineras y algunas tiendas. La agricultura y la ganadería, las actividades productivas locales, se mantuvieron fuertes, aunque debilitadas.

El pastoreo de animales ha sido durante mucho tiempo una actividad tradicional que hizo famosa a la zona por sus productos lácteos y su carne, principalmente de cabra, oveja y vaca. El sector se ha mantenido gracias a las empresas familiares que pasan de padres a hijos, y que también emplean a muchos lugareños. Este es el caso de más de 110 granjas de animales en el pueblo de Livadi.

Con cada transición generacional, las empresas ganaderas se fueron modernizando, desde corrales improvisados hasta granjas de animales modernizadas con equipos electromecánicos para productos lácteos y cárnicos. Sin embargo, por diversas razones, este progreso de modernización local no encontró su tándem en el ámbito de las infraestructuras de telecomunicaciones, dejando la zona privada de acceso a Internet e incluso de teléfonos fijos. Esto creó una situación asfixiante para muchos de los profesionales locales.

Como explica Apostolos Tsaknakis, un joven pastor de animales de la zona, “una obligación diaria para mí es pagar las facturas de los comerciantes de piensos que me suministran, así como otras facturas como la electricidad, los impuestos, etc. Me resultaba muy pesado desplazarme diariamente a los bancos más cercanos, situados en la ciudad de Elassona, a 21 kilómetros del pequeño pueblo donde vivo”.

En 2017 empezamos a forjar una relación con la asociación de ganaderos de nuestra región, cuyos miembros viven cerca del pueblo de Livadi, también en el municipio de Elassona. Se trata de criadores de animales profesionales que tienen sus granjas de animales en los alrededores del pueblo, en una llanura donde hace unos años había que tomar caminos de tierra para llegar. La llanura se encuentra en las estribaciones del monte Olimpo, por debajo del pueblo, a una distancia de aproximadamente seis kilómetros por una carretera sinuosa ascendente. La lejanía de esta zona y la escasez de población fueron las razones fundamentales por las que la línea telefónica fija nunca llegó a Livadi.

Finalmente, esta relación propició la expansión de nuestra red de Sarantaporo.gr a 21 granjas de animales en el verano de 2019. Este fue un hito importante para nosotros, ya que el pastoreo de animales es uno de los dos pilares económicos básicos de la región, con aproximadamente 55.000 cabras y ovejas y 1.000 vacas.

El impacto de la conexión a Internet en las granjas de animales ha sido profundo. La comunicación telemática permitió a los trabajadores de puestos extranjeros ponerse en contacto con sus familias de una forma mucho más asequible. Algunos de los criadores instalaron cámaras web para vigilar a distancia su ganado, principalmente por razones de seguridad, pero también para supervisar a distancia el proceso de cría. Durante la pandemia, muchos propietarios de granjas han trasladado a sus familias del pueblo a sus granjas más alejadas para no contagiarse del virus. Livadi fue uno de los pueblos más afectados por la pandemia en 2020.

“Esto me estaba costando tiempo y dinero. Ahora utilizo Sarantaporo.gr para hacer mis pagos por Internet y ya no tengo que perder el tiempo yendo y viniendo del pueblo y dejar mi trabajo a medias. Utilizo esta conectividad, entre otras razones, para vigilar a distancia a mis animales con las cámaras web que tengo instaladas. Esto hace que me sienta seguro esté donde esté”, dice Apostolos Tsaknakis.

El ganadero local Apostolos Tsaknakis

A lo largo de 2020, exploramos oportunidades para desplegar servicios locales útiles para los propietarios de las explotaciones, utilizando la infraestructura de la red comunitaria. Una de estas oportunidades es el despliegue de una infraestructura de transmisión de vídeo local que no envíe las secuencias de vídeo de la cámara web a Internet, sino que utilice la red local para transferir los datos. Este enfoque respeta el limitado ancho de banda de Internet disponible y aprovecha la mayor velocidad simétrica de la red local. Al mismo tiempo, respeta la privacidad del usuario, ya que no utiliza un servicio de terceros para transmitir el vídeo. Hemos aplicado un enfoque similar con las teleconferencias, habiendo desplegado una instancia local del software libre Jitsi, que los miembros de nuestra comunidad utilizan para sus necesidades de teleconferencia.

Otras oportunidades que podemos explorar son el despliegue de sensores para la supervisión remota del proceso de producción, como la medición del nivel de un depósito de leche o su temperatura.

Ahora que las granjas situadas debajo del pueblo están conectadas, estamos trabajando con los miembros de la comunidad local para ampliar nuestra infraestructura inalámbrica a Livadi, situada a una distancia de entre 6 y 10 kilómetros de la zona agrícola. Una vez completada, los agricultores podrán desplegar sus servicios locales entre las granjas y sus hogares en el pueblo.

Avanzamos

La red comunitaria de Sarantaporo.gr comenzó con un pueblo, Sarantaporo, y poco a poco se le fueron uniendo otros 10 pueblos de la zona para formar el “archipiélago” inalámbrico de nuestra actual red comunitaria. Trabajando estrechamente con las comunidades locales desde hace más de 10 años, hemos aprendido que ser flexible es una virtud muy valorada y necesaria.

Antes de suspender nuestros planes para Sykea, nos dimos cuenta de la disminución de la participación en el canal de comunicación que habíamos creado para el grupo local. Cuando las respuestas empezaron a ser realmente lentas, nos dimos cuenta de que debíamos pensar en atender otras necesidades de nuestra comunidad. Para este proyecto habíamos previsto utilizar parte de la financiación que recibimos de Internet Society. Cuando comentamos la situación con nuestro compañero de proyecto de Internet Society, se mostró abierto a sugerencias alternativas. Esta flexibilidad nos permitió priorizar una necesidad alternativa de nuestra comunidad y empezar a planificar en consecuencia. La instalación de una infraestructura de telecomunicaciones para los ganaderos locales potencia uno de los dos pilares económicos básicos de la región y fomenta la sostenibilidad local.

Sabemos que muchos esperaban que 2021 fuera el año de “redención” de la pandemia. A día de hoy, no lo parece. Por lo tanto, tenemos que pensar en términos de carrera de fondo, más que de velocidad. En lo que respecta a nuestra infraestructura, esto significa construir para la resiliencia, mejorar la calidad del servicio y ampliar la red para llegar a nuevos pueblos y lugares desatendidos. Con respecto a nuestra comunidad local, significa empoderar a nuestros miembros, haciéndoles participar más activamente y apoyándolos con conocimientos y formación, al tiempo que se incorpora gente nueva.


Imagen de la Red Comunitaria de Sarantaporo en Elassona (Grecia)

Sigue leyendo sobre historias de éxito de redes comunitarias.

‹ Atrás

Descargo de responsabilidad: Las opiniones expresadas en esta publicación pertenecen al autor y pueden o no reflejar las posiciones oficiales de Internet Society.

Artículos relacionados

Desarrollo de infraestructura y comunidad 15 junio 2021

Estrategias exitosas para crear y hacer crecer los IXP

¿Cómo ha evolucionado el peering en Asia-Pacífico para proporcionar una conectividad más rápida, asequible y resiliente a las personas?...

Desarrollo de infraestructura y comunidad 10 junio 2021

Apoyo a los IXP en Asia-Pacífico: nueva asociación con la Asia Pacific Internet Exchange Association

Internet Society y la Asia Pacific Internet Exchange Association (APIX) se comprometen a trabajar juntos para apoyar a las...

Desarrollo de infraestructura y comunidad 3 junio 2021

Cuatro IXP nuevos se ponen en marcha en Centroamérica y el Caribe

Según la base de datos mundial de IXP, en enero de 2021, de los 630 puntos de neutros de...

Únase a la conversación con miembros de Internet Society alrededor del mundo