Donar
Red comunitaria Sarantaporo.gr: atender las necesidades de nuestras comunidades con cuidado y flexibilidad Thumbnail
‹ Atrás
Crecimiento de Internet 31 marzo 2021

Red comunitaria Sarantaporo.gr: atender las necesidades de nuestras comunidades con cuidado y flexibilidad

At the beginning of May 2020, the Sarantaporo.gr community network team was approached by the mayor of Elassona, a municipality in the Thessaly region in central Greece. He was asking for help with a very common problem that villages in our municipality face: lack of access to Internet connectivity.

“Sykea” o “Sykia” es un pueblo aislado de Elassona con casi 600 habitantes que no tenía conexión a Internet. La cobertura móvil 3G y 4G apenas está disponible en la zona, lo que mancha el pueblo con múltiples «puntos blancos». El silencio digital allí fue dolorosamente fuerte durante los dos meses de cierre por la COVID-19, de abril a mayo de 2020, dejando a los lugareños aún más atrás en un período de grave necesidad de acceso a la información y a los servicios digitales. Pero esta brecha de conectividad no siempre ha sido así.

Las telecomunicaciones como legado cultural

En el pasado, antes de la llegada de Internet, los habitantes de los pueblos disfrutaban de la conectividad disponible, que en ese momento era simplemente un teléfono fijo. Tanto si vivías en una ciudad como en un pueblo, no tenías otra opción. Durante muchas décadas, el titular de las telecomunicaciones, OTE, que entonces era una empresa pública, prestó el servicio telefónico de forma universal en todo el país. Gran parte de la infraestructura de telecomunicaciones que utiliza hoy el titular fue construida por los lugareños, que se ofrecieron para «llevar el teléfono al pueblo».

En aquella época no era raro que las comunidades locales reunieran los fondos necesarios para comprar los postes y los cables, que montaban ellas mismas bajo las instrucciones de los técnicos enviados por la empresa estatal de telecomunicaciones. Por lo tanto, la antigua infraestructura de telecomunicaciones no era solo postes, cables y equipos activos. También integró un precioso valor cultural. Esta herencia cultural es sorprendentemente similar a lo que las comunidades están haciendo hoy con las redes comunitarias en la región, y en otras partes del país y del mundo.

Toda esa infraestructura acabó pasando a ser propiedad del titular ahora privatizado.

Dejar atrás a los pueblos

Con el paso de los años, como ocurre con toda construcción de redes, los equipos envejecieron y necesitaron mantenimiento. Coincidió con la disminución de la población, ya que los jóvenes se trasladaron a los centros urbanos en busca de oportunidades para una vida mejor. Con el descenso de la población, las matemáticas para el retorno de la inversión ya no cuadraban. Mantener el servicio en funcionamiento se convirtió en un lastre para la empresa.

Así es como el pueblo de Sykea se quedó sin conexión a Internet cuando estalló la pandemia. Los vecinos protestaron mucho por este tema en los medios de comunicación, la administración local, el ministerio y las consultas formales al Parlamento griego, pero fue en vano. Finalmente, el alcalde de Elassona se puso en contacto con Sarantaporo.gr para pedir ayuda. Decidimos ampliar nuestra infraestructura en la zona, y el acuerdo ganó visibilidad en los medios de comunicación locales y nacionales.

Durante casi un mes y medio, mientras esperábamos que se retiraran las medidas de confinamiento por la pandemia, trabajamos para reunir a los miembros de la comunidad local, recopilar los datos que necesitábamos para diseñar la infraestructura y preparar los talleres y presentaciones necesarios para los miembros de la comunidad participantes. Estábamos preparados para ampliar nuestra red comunitaria.

Una pequeña victoria

La publicidad de esta colaboración funcionó bien para el pueblo, de una manera inesperada. Un representante local del titular se puso en contacto con el alcalde para informarle de que estaban haciendo lo necesario para prestar servicios de banda ancha en la zona. Esto supuso un revés para nuestro plan de redes comunitarias, ya que los miembros de la comunidad con los que estábamos trabajando no dispusieron del tiempo necesario (ni de la proximidad, debido al distanciamiento por la COVID-19) para implicarse en el plan de redes comunitarias. Se movían impulsados por la conectividad y el acceso a Internet. Una vez que el titular proporcionó una solución directa a la comunidad, dejó de colaborar con nosotros en la construcción de su propia red comunitaria.

Somos conscientes de que sacar a la luz el valor de una infraestructura de telecomunicaciones de propiedad comunitaria es un problema en sí mismo. Para nosotros, esto se hizo evidente desde la primera vez que nos sentamos a planificar con los miembros de nuestra comunidad local la ampliación de nuestra infraestructura a lugares sin servicio en la zona. Para ellos, el poder de decidir dónde y cuándo ampliar la conectividad viene dado por las necesidades de la comunidad.

La experiencia con Sykea ha sido reveladora y educativa para confirmar las conclusiones a las que habíamos llegado después de trabajar durante muchos años en la zona. La construcción de una red comunitaria depende en gran medida de los aspectos culturales de la comunidad local. Ante dos soluciones, la mayoría de las personas se decanta casi siempre por la más sencilla. Se necesita una mentalidad de participación activa en lugar de un enfoque de consumidor para construir una red comunitaria. Y esta es una transformación que requiere tiempo y energía para lograrla en una cultura dominada por el mercado.

Aunque el plan de ampliar nuestra red comunitaria a la aldea de Sykea no se cumplió, nos alegramos de que hayan conseguido acceder a Internet. Este es un ejemplo del impacto positivo de un esfuerzo colectivo logrado a través de la organización de la comunidad local. La experiencia permanecerá en la comunidad local y es de esperar que crezca hasta convertirse en sabiduría colectiva.

Sykea ha logrado su objetivo de conexión a Internet, lo que ha abierto la oportunidad de atender las necesidades de otras comunidades.

Read more of the Sarantaporo journey to connect communities in Northern Greece.


Imagen de la Red Comunitaria de Sarantaporo en Elassona (Grecia)

Personas de todo el mundo están creando redes comunitarias para cerrar su brecha digital. ¡Descubre cómo puedes ser parte de ello!

‹ Atrás

Descargo de responsabilidad: Las opiniones expresadas en esta publicación pertenecen al autor y pueden o no reflejar las posiciones oficiales de Internet Society.

Artículos relacionados

Construyendo una red comunitaria sostenible en Sarantaporo, Grecia
Construyendo una red comunitaria sostenible en Sarantaporo, Grecia
Beyond the Net10 febrero 2018

Construyendo una red comunitaria sostenible en Sarantaporo, Grecia

Desde hace más de un año, en la organización sin fines de lucro Sarantaporo.gr hemos estado en contacto con Internet Society a través de reuniones en línea y mediante la colaboración en persona con miembros de la organización que visitaron nuestra aldea el verano pasado.

Los proveedores de radio y de servicios red comunitarios aúnan esfuerzos para el crecimiento de Internet
Los proveedores de radio y de servicios red comunitarios aúnan esfuerzos para el crecimiento de Internet
Crecimiento de Internet15 enero 2020

Los proveedores de radio y de servicios red comunitarios aúnan esfuerzos para el crecimiento de Internet

Last month, more than 50 community radio and network providers from all across Asia-Pacific journeyed by road from Bengaluru, India's...

12 Innovative Projects Selected for Beyond the Net Funding
12 Innovative Projects Selected for Beyond the Net Funding
Beyond the Net22 junio 2017

12 Innovative Projects Selected for Beyond the Net Funding

Beyond the Net Funding Programme is pleased to announce the results of our June 2017 grant application cycle. A total...

Únase a la conversación con miembros de Internet Society alrededor del mundo