Donar
‹ Atrás
Derechos Humanos 17 Diciembre 2019

Posición de Internet Society sobre los cierres de Internet

Cada vez es más habitual que los gobiernos decreten el cierre de Internet en el ámbito nacional o provincial para tratar de resolver determinados tipos de problemas.

En Internet Society creemos que los cierres de Internet perjudican a las sociedades, a las economías y a la infraestructura de la red global de Internet. Instamos a los gobiernos y a los grupos con poder de decisión de todo el mundo a que defiendan políticas que garanticen la continuidad y fortaleza de Internet, para crear economías sólidas y darle a la gente una oportunidad para vivir un futuro próspero.

¿Qué es un cierre de Internet?

Un cierre de Internet es una interrupción intencionada de las comunicaciones basadas en Internet, que impide a una población, lugar o tipo de acceso determinado acceder a dichas comunicaciones o disponer de ellas. Suele tratarse de un intento del estado para controlar la circulación de la información[1] en una región impidiendo a la gente que acceda a la red global de Internet. Los cierres de Internet son diferentes de la censura/bloqueo de aplicaciones o contenido, en los que la conexión a Internet sigue disponible pero se limita el acceso a los sitios web o aplicaciones afectados.

Los cierres son una reacción desproporcionada que suele ocultar (más que resolver) un problema existente y pueden provocar daños colaterales significativos.

Recomendación: trabajemos por un Internet abierto y fuerte. #OnAndStrong

Si los países toman medidas para evitar cierres de Internet:

Garantizarán la integridad de la infraestructura de la red global de Internet

La fuerza de la red global de Internet depende de una responsabilidad compartida entre sus usuarios para garantizar la integridad de su infraestructura principal. Los cierres que interrumpen las actividades de la red principal de Internet como los servicios de nombre de dominio (DNS) o la infraestructura de redireccionamiento (mediante BGP) en un país pueden tener consecuencias técnicas más allá de las fronteras de dicho país. He aquí dichas consecuencias:

  • Los usuarios de Internet en un país que está viviendo un cierre podrían perder el acceso o conectarse a velocidades muy bajas a las redes interconectadas si el tráfico tiene que redireccionarse por rutas menos eficientes. Los cierres que afectan a los puntos de interconexión u otros componentes fundamentales de la infraestructura también podrían afectar a la conexión y el rendimiento de Internet en otros países, cosa que podría dañar involuntariamente las relaciones internacionales.
  • Los usuarios de la red global de Internet no podrán acceder a determinadas plataformas o servicios albergados en el país donde se ha decretado un cierre. Estas plataformas y servicios pueden representar un componente indispensable de tareas y/o sitios de soporte basados en Internet, así como aplicaciones ubicadas en cualquier otra parte.

Además, los intentos de dar a los estados la opción de cortar Internet localmente pueden debilitar la infraestructura de comunicación dentro del país y reducir su resistencia general.

Apoyo a la solidez y estabilidad económica del país

La participación en la economía digital está ofreciendo oportunidades de crecimiento económico a países de todo el mundo. Existe una relación entre el crecimiento económico y el crecimiento de la adopción de banda ancha móvil.[2]

Los cierres de Internet ponen trabas al crecimiento, ya que tienen repercusiones económicas inmediatas en la economía de un país. Los cierres son sinónimo de menos actividad económica, cosa que supone menos beneficios a las empresas locales, menos ingresos fiscales y un PIB más bajo.[3] La incertidumbre económica que provocan los cierres es acumulativa, desincentiva las inversiones y anima a los clientes existentes a prescindir de los proveedores de servicios nacionales.

Además, muchas personas, organizaciones y negocios de todo el mundo funcionan gracias a servicios basados en Internet, que dependen de funciones esenciales como el almacenamiento de datos, el tratamiento de datos y las transacciones financieras basadas en varios países. La interrupción del acceso a estos servicios reduce inevitablemente la productividad, lo que provoca pérdidas económicas significativas.

Promover las inversiones a largo plazo

En muchos países conectarse a una red es fundamental para las actividades de las empresas de prácticamente todos los sectores. El acceso a Internet continuo e ininterrumpido se está convirtiendo rápidamente en algo tan importante como la electricidad.[4] Los cierres de Internet suponen un riesgo para muchas empresas e inversores, incluidos aquellos que desarrollan la infraestructura y/o prestan servicios. Esto se debe a que ponen de manifiesto que la infraestructura de Internet de un país no es ni resistente ni fiable y que el gobierno del país tiene la facultad y voluntad para cerrarla. Los cierres también significan que un gobierno cree que tomar dicha medida es aceptable, lo que da a entender que la economía del país no está preparada para participar en la economía digital global.

Garantizar que las sedes electrónicas del gobierno estén siempre disponibles

Las sedes electrónicas del gobierno dependen de Internet. Además de ello, Internet ofrece herramientas para aumentar la eficacia y reducir el coste de la prestación de servicios gubernamentales. Los cierres desactivan efectivamente estos servicios gubernamentales y hacen que las actividades gubernamentales sean menos eficientes y más caras.

Mejorar la confianza general online

Los cierres de Internet socavan la confianza que tiene la gente en que la infraestructura esté disponible y funcione con fiabilidad cuando sea necesaria. A lo largo del tiempo, la gente deja de utilizar redes de poca confianza, lo que desincentiva las inversiones y aumenta el deterioro de la infraestructura.

Fomentar las manifestaciones pacíficas y el diálogo social

En algunos casos recientes, los gobiernos han decretado u ordenado el cierre de Internet como respuesta a protestas civiles. Sin embargo, según las investigaciones los apagones informativos derivados de estos cierres pueden aumentar las oleadas de violencia. Las tácticas violentas que no contemplan la comunicación y coordinación efectiva suelen reemplazarse por protestas no violentas que dependen de Internet para su organización.[5]

Garantizar el funcionamiento de los canales de comunicación de emergencias

Los cierres repercuten en la capacidad de la ciudadanía para recibir información precisa de fuentes gubernamentales en momentos de agitación o emergencia. Además, a la ciudadanía también le resulta más difícil ponerse en contacto con sus familiares y amigos que residen en otras partes del país o en otros territorios. Los planes de los equipos de primera respuesta y servicios de atención médica urgente se pueden ver dificultados si un cierre les impide coordinarse y comunicarse eficazmente en caso de emergencia o catástrofe natural.

No existen pruebas que demuestren que el cierre de Internet resuelva los problemas que se supone que deben abordarse, y los posibles daños colaterales derivados de dichas medidas son meridianamente claros.

Los cierres de Internet son perjudiciales para la gente y las economías de todo el mundo.

En Internet Society instamos a los gobiernos de todo el mundo a que fomenten políticas que garanticen la fortaleza y el funcionamiento de Internet.

Materiales de referencia:

Bibliografía

[1] Adaptado de https://www.accessnow.org/keepiton/

[2] https://spiral.imperial.ac.uk/bitstream/10044/1/46208/2/Goodridge%202017-05.pdf

[3] https://www.brookings.edu/research/internet-shutdowns-cost-countries-2-4-billion-last-year/

[4] https://globalnetworkinitiative.org/wp-content/uploads/2016/10/GNI-The-Economic-Impact-of-Disruptions-to-Internet-Connectivity.pdf

[5] https://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=3330413

‹ Atrás

Recursos Relacionados

Informe de la política pública: Interrupciones de Internet
Derechos Humanos18 Diciembre 2019

Informe de la política pública: Interrupciones de Internet

Un cese de Internet se puede definir como una "interrupción intencional de Internet o comunicaciones electrónicas, haciéndolas inaccesibles o efectivamente inutilizables para una población específica o dentro de un lugar, a menudo para ejercer control sobre el flujo de información"

Un marco de políticas para una Internet abierta y de confianza
Generar confianza8 Agosto 2016

Un marco de políticas para una Internet abierta y de confianza

Este marco de políticas define un enfoque para abordar las complejidades que implica la construcción de confianza en un entorno abierto tal como es Internet.

Informe de políticas: Las invariables de Internet
Políticas públicas16 octubre 2016

Informe de políticas: Las invariables de Internet

En la actualidad, Internet ha transformado el modo en que más de mil millones de personas se conectan y se comunican. Y seguirá transformando nuestra economía, infraestructura y vida social a medida que la informática en la nube, Internet de las Cosas y los dispositivos móviles evolucionan de formas inimaginables. Casi nunca hablamos de cómo funciona la red detrás de esta tecnología, así como tampoco nos interesamos por saber de dónde viene la electricidad mientras nuestras luces enciendan. Pero a medida que Internet se convierte en una pieza cada vez más generalizada y fundamental de la infraestructura, debemos entender tanto los desafíos como las oportunidades de la red si deseamos que continúe sirviendo como medio para el empoderamiento social y el crecimiento social. Esto significa que debemos comprender por qué funciona Internet de la forma en que lo hace y por qué no debemos interferir con sus propiedades fundamentales, llamadas propiedades invariables de Internet [1], que no se modifican aunque Internet cambie. Estos principios de arquitectura y reglas estructurales uniformes facilitan la evolución sin interrupciones de Internet.

Únase a la conversación con miembros de Internet Society alrededor del mundo