Una distopía digital: cómo las peticiones de puertas traseras para el cifrado arruinarían el Internet para todos Thumbnail
‹ Atrás
Cifrado 27 abril 2021

Una distopía digital: cómo las peticiones de puertas traseras para el cifrado arruinarían el Internet para todos

Denise Almeida
Por Denise AlmeidaGuest Author

A poco más de un año de la pandemia de la COVID-19, nuestra confianza en la comunicación privada, segura y protegida se ha vuelto más importante que nunca. Así que no es de extrañar que las organizaciones de todos los sectores estén adoptando cada vez más el cifrado. Es nuestra herramienta de seguridad digital más fuerte en línea, ya que mantiene la información que compartimos en actividades diarias como la banca en línea, el trabajo desde casa y el envío de mensajes a los amigos lejos del alcance de los delincuentes. El cifrado también se aborda en el RGPD, como una medida de seguridad de la información necesaria para reducir la posibilidad de una filtración de datos.

Pero mientras más personas y empresas confían en el cifrado de punto a punto, este se ve amenazado por los gobiernos. En la Unión Europea, y en muchas otras partes del mundo, los responsables políticos piden puertas traseras de cifrado. Estas puertas traseras propuestas reducen los estándares de seguridad y podrían causar una reacción en cadena catastrófica. Al crear un punto débil fatal en el cifrado, solo sería cuestión de tiempo que se descubriera y explotara la puerta trasera, lo que daría lugar a más ataques dirigidos que pondrían a todos en mayor riesgo de sufrir daños.

Imagina lo que pasaría si se cumpliera su deseo. Sin un cifrado seguro, Internet (y partes del mundo que dependen cada vez más de ella) se convertiría pronto en una distopía.

Tendría un efecto dramático en la capacidad de las empresas y los gobiernos para seguir funcionando, especialmente cuando la mayor parte de la colaboración se produce en línea. Los riesgos de filtración de información, secretos comerciales e información de los empleados tendrían implicaciones negativas a largo plazo, la misma razón por la que las empresas y los gobiernos confían en el cifrado para proteger sus datos.

Todos queremos prevenir la delincuencia en línea. Como creadores y guardianes del protocolo Matrix, hemos empezado a trabajar en formas de abordar el abuso en un protocolo descentralizado, como Matrix, sin puertas traseras.

Matrix es un protocolo de comunicación descentralizado y cifrado, impulsado por un software de código abierto, en el que cualquiera puede crear y gestionar su propio servidor. Los principios de interoperabilidad y autonomía de los datos forman parte intrínseca de la ética del protocolo, al igual que la creencia fundamental de que las comunicaciones privadas y seguras son un derecho, no un privilegio. En una arquitectura descentralizada en la que pueden intervenir varios servidores, no hay más remedio que asegurarse de que los datos del usuario están cifrados de punto a punto.

Las puertas traseras de cifrado se describen a menudo como una solución mágica que puede resolver todos los daños en línea. Pero lo vemos como una propuesta de solución tecnológica a lo que es fundamentalmente un problema humano. Los problemas humanos requieren soluciones humanas, por lo que estamos trabajando en la lucha contra los abusos sin puertas traseras de cifrado. Una de ellas es la creación de un sistema de reputación que dote a los usuarios de las herramientas necesarias para protegerse de los malos actores, sin socavar la privacidad de las personas.

El papel de la comunicación privada y segura se ha convertido en algo crucial para ayudarnos a luchar contra la pandemia, al permitir que millones de personas de todo el mundo se queden en casa. El cifrado de punto a punto es lo que lo hace posible. Socavar el cifrado no solo sienta un peligroso precedente, sino que es una propuesta en la que todos pierden. Perjudica de forma desproporcionada a las personas y empresas que dependen de las comunicaciones seguras en todo el mundo, mientras que tiene un impacto mínimo en los malos actores que son el objetivo de las puertas traseras.


Imagen de Dalton Abraham vía Unsplash

‹ Atrás

Descargo de responsabilidad: Las opiniones expresadas en esta publicación pertenecen al autor y pueden o no reflejar las posiciones oficiales de Internet Society.

Artículos relacionados

No obliguemos a los padres a educar a sus hijos en un mundo sin cifrado
No obliguemos a los padres a educar a sus hijos en un mundo sin cifrado
Cifrado9 febrero 2021

No obliguemos a los padres a educar a sus hijos en un mundo sin cifrado

Natalie Campbell, directora de promoción pública de Internet Society y madre de dos hijos, advierte contra la prohibición o el...

Las empresas no pueden darse el lujo de perder la confianza en la economía cifrada y tú tampoco
Las empresas no pueden darse el lujo de perder la confianza en la economía cifrada y tú tampoco
Fortalecimiento de Internet28 enero 2021

Las empresas no pueden darse el lujo de perder la confianza en la economía cifrada y tú tampoco

Las plataformas con cifrado de punto a punto se han convertido en un medio importante para la confianza de las...

La última ley "anticifrado" de Estados Unidos amenaza la seguridad de millones de personas
La última ley
Cifrado7 julio 2020

La última ley «anticifrado» de Estados Unidos amenaza la seguridad de millones de personas

La Ley de Acceso Legítimo a Datos Cifrados (LAEDA, por sus siglas en inglés) recientemente presentada en el Congreso de...

Únase a la conversación con miembros de Internet Society alrededor del mundo