The Common Room: cómo un artista está conectando la Indonesia rural pueblo a pueblo Thumbnail
‹ Atrás
Redes comunitarias 28 abril 2021

The Common Room: cómo un artista está conectando la Indonesia rural pueblo a pueblo

Darlena Cunha
Por Darlena CunhaGuest Author

Un joven se desplaza por Instagram para ver las últimas actualizaciones de sus perfiles favoritos. Para muchos en todo el mundo esto no parece extraño, pero para una aldea en las afueras de un pequeño pueblo del suroeste rural de Indonesia, es revolucionario. Y es en parte gracias al trabajo de un empresario de Internet llamado Gustaff Harriman Iskandar.

Artista de profesión y pasión, Iskandar se adentró en el ámbito de la tecnología por el deseo de compartir las obras artísticas con el mundo a través de Internet. Esa encrucijada, combinada con su formación en el Departamento de Bellas Artes del Instituto Tecnológico de Bandung, donde trabó amistad con muchos ingenieros y especialistas en tecnología, pronto culminó en su interés por proporcionar acceso a Internet a otras personas en Indonesia. Utiliza su capacidad de comunicación para facilitar proyectos como una red comunitaria en Ciptagelar.

Geri Sugiran A.S. imparte una formación para utilizar la aplicación de mapas digitales a Supriadi Patrio Adi (Apri), miembro de PAMULAR, la comunidad de jóvenes agricultores del pueblo de Ciptagelar.

“Solo tengo un conocimiento normal del mundo de la tecnología y de Internet”, dijo. “Me interesa trabajar con la gente y reconocer las habilidades e intereses de los demás. Mi capacidad proviene de mi formación artística donde desarrollo mi trabajo artístico con un enfoque participativo”.

Iskandar lleva trabajando para conectar la tecnología y el arte desde finales de los 90. Esta experiencia le hace especialmente idóneo para ayudar en Ciptagelar, una pequeña aldea indígena rodeada de un denso bosque, donde su trabajo de facilitación de políticas en torno al ecoturismo le llevó finalmente a promover la conectividad.

«Nuestro interés común es Internet».

El pueblo necesita el turismo para aportar dinero a la economía local, pero hay que preservar su entorno natural, por lo que se anima a los visitantes a que viajen de forma responsable y contribuyan a mejorar la vida de la población local en lugar de ignorarla o modificar el entorno de cualquier forma. Internet puede ayudar a hacer llegar ese mensaje al público.

“Es importante cómo protegen los bosques para aumentar su resistencia al aumento de la población”, dijo Iskandar. “Protegen el bosque porque necesitan proteger su cultura. Nuestro interés compartido es Internet”.

Los miembros de la comunidad Ramdan Shalih, Dade Usman Gantina, Gustaff H. Iskandar, Dindin, Geri Sugiran A.S. y Yoyo Yogasmana en Ciptagelar.

Iskandar crea equipos con desconocidos. Su principal proyecto, The Common Room, comenzó como una plataforma de intercambio de arte y centro comunitario y evolucionó hasta convertirse en una organización sin ánimo de lucro que trabaja con gobiernos, comunidades y otras organizaciones para financiar y realizar proyectos basados en Internet. Lo hicieron en Ciptagelar, donde su equipo está formado por amigos y conocidos de su red permanente y en crecimiento.

“Es como un crisol de culturas y un punto de encuentro para que personas de distintos orígenes colaboren entre sí”, dijo. “Hemos involucrado a las comunidades de ISP locales, a algunas organizaciones sin ánimo de lucro y a algunos amigos del gobierno. Mi papel es sobre todo de casamentero. Identifico los problemas y los retos, y encuentro soluciones implicando a personas con diferentes talentos y trayectorias”.

The Common Room funciona ahora como lo haría cualquier organización sin ánimo de lucro, con una junta de asesores y varios equipos operativos. Se reúnen cada dos años para ver lo que han desarrollado, pero también para decidir lo que desarrollarán en un futuro próximo.

“Una de las partes más importantes del proceso es mi intuición”, dijo Iskandar. “La otra son las redes sociales. Si tengo ideas, simplemente lanzo cosas a Twitter o Facebook, mis amigos responden, iniciamos debates y luego empezamos a hacer planes e ideas por escrito. Internet te da muchas herramientas para jugar y te proporciona todo lo que necesitas para colaborar. A veces estas personas son completos desconocidos que se interesan por mis ideas. A veces son amigos de toda la vida que tienen un interés específico en el momento oportuno”.

Una vez que la gente se apunta, The Common Room desarrolla el marco de esos proyectos y actividades, cambia su dirección y se pone a trabajar hasta que se vuelve a reunir. En este momento, se centran en las conexiones entre las comunidades urbanas y rurales, incluyendo la instalación y el funcionamiento de redes comunitarias.

Las necesidades de las personas son lo primero: conectar las zonas rurales

Para conectar las zonas rurales, Iskandar y su equipo crearon redes comunitarias con los jefes de las aldeas a la cabeza. Dice que en muchas áreas es necesario el apoyo gubernamental en términos de licencias y regulaciones que permitan a las comunidades instalar su propia infraestructura y usar el espectro. Una vez que las personas puedan establecer su propio acceso de acuerdo con la normativa vigente, podrán ofrecer Internet a sus comunidades desatendidas y ayudar a superar la brecha digital que se observa sobre todo en las islas remotas.

“Llevamos algunos equipos, pero es una zona muy complicada”, dijo Iskandar. “Es un camino de tierra, así que tenemos que tener cuidado. Hace poco, un coche se quemó cuando hubo un problema con el motor, y tenemos algunos neumáticos rotos. A veces es una experiencia muy intensa, pero la disfrutamos. La gente del pueblo está emocionada porque la conexión a Internet los ayuda a comunicarse y a aprovechar nuevas oportunidades”.

Para cerrar la brecha de la conectividad, dice Iskandar, es necesario que el liderazgo local tome la iniciativa, y la cohesión social y la inclusión de los residentes.

“Por eso, para nosotros, cuando un jefe de una comunidad indígena tiene la firme voluntad de hacerlo, de tener más acceso a la información, ese tipo de voluntad es excepcional”, dijo, “y ahora estamos tratando de convencer a la administración de la aldea para que dé cabida a estas ideas y amplíe la conectividad”.

“Empieza con un pueblo, amplíalo a seis y sigue”.

Iskandar comienza con uno solo, dijo. Su equipo colabora con la comunidad para construir una torre de retorno o conectar fibra óptica, y enseña a la comunidad a utilizar y mantener esta infraestructura sobre la marcha. Iskandar dice que hay una fórmula específica que hace que todo sea sencillo: bajo coste, bajo mantenimiento, bajo uso de energía con microhidroeléctrica (que es un tipo de energía hidroeléctrica que utiliza el flujo natural del agua para los pueblos que no tienen mucho suministro de energía), baja curva de aprendizaje (lo que significa que es fácil de entender y aprender, no es complejo en términos de configuración técnica), y el apoyo local.

“Indonesia es demasiado grande, así que la gente tiene que encontrar la manera de cubrir sus necesidades con la infraestructura local”, dijo Iskandar. “No podemos confiar en el gobierno y las industrias o corporaciones para esto. Tenemos que tomar las riendas”.

Internet se convierte en un salvavidas

En las zonas rurales de Indonesia, como Citpalgar, la conectividad y el acceso a Internet suelen quedar relegados a un segundo plano frente a cuestiones de infraestructura más urgentes, como las carreteras y la disponibilidad de agua. La gente vive con lo mínimo, y a menudo se encuentra aislada del mundo, físicamente y en otros aspectos.

“En Indonesia, cuando se trata de política, la mayoría de las personas que trabajan en el gobierno tienen ideas de conectividad que no ayudan realmente a la gente”, dijo Iskandar. “No dan prioridad a las necesidades de la gente. Solo quieren hacer cosas más tangibles. Internet aún no es una prioridad”.

La pandemia de la COVID-19 ha convertido el desarrollo de las redes comunitarias en una prioridad, añadió. Iskandar ha estado trabajando con las comunidades rurales desde marzo de 2020 para aumentar la concienciación sobre el virus y ofrecer materiales de educación pública en el idioma local. Se han coordinado con los líderes locales para iniciar una respuesta a la pandemia, si fuera necesario, y han desplegado la infraestructura local de Internet en zonas aisladas a las que antes no se podía acceder en absoluto.

“Estamos aplicando los protocolos de antemano”, dijo Iskandar. “Hasta ahora, estamos bastante contentos de decir que las aldeas con las que estamos trabajando están en la zona verde”, menciona, refiriéndose a una medición pública que significa que estos lugares todavía no estaban en un estado crítico en la lucha contra la COVID-19.

Iskandar ha conseguido conectar a una media de 1.000 usuarios diarios de Internet en las pequeñas aldeas y pueblos de la región costera del sur, en la provincia de Java Occidental. Con cientos de pueblos y entre 25 y 30.000 personas, aún queda mucho trabajo por hacer. Tiene la intención de expandirse a la zona costera del sur este año.

Empieza con un pueblo, amplíalo a seis y sigue”, dijo. “Uno a uno, en cada pueblo, la conexión está creciendo. Esto está ayudando a las empresas locales y creando nuevos puestos de trabajo. Estamos viendo cómo crece la iniciativa”.

Iskandar afirma que, con la ayuda de Internet Society, personas como él pueden hacer el trabajo en las zonas rurales, no solo en Indonesia, sino en todo el mundo.

“[Internet Society] puede ayudar a influir en estas iniciativas en muchos países proporcionando los conocimientos y ayudándonos a impulsar la agenda a nivel político. Ayudan con las fuentes y el apoyo a la financiación de zonas desatendidas en lugares remotos”, dijo. “Necesitamos una buena historia que contar para inspirar a la gente a hacer el mismo movimiento y las mismas iniciativas donde están”.

Su día a día consiste en dirigir proyectos y actividades a través de Common Room, cuidar de sus dos hijas adolescentes y gestionar una granja que ha heredado de su familia en su pueblo natal.

“Siempre soñé con ir a Sukabumi, mi ciudad natal, famosa por su agricultura debido a su suelo fértil”, dijo. “Cultivamos arroz, especias. Solía plantar jengibre y maíz. En un futuro próximo, mi plan personal es combinar los conocimientos agrícolas tradicionales con las nuevas tecnologías”.

Antes de dedicarse por completo a la agricultura, quiere dejar en las zonas rurales de su país una hoja de ruta para la creación de redes comunitarias propias.

“Ahora estamos trabajando en la preparación de una guía completa sobre cómo instalar sus propias redes comunitarias, y luego haremos formaciones y capacitaciones para que otras personas y grupos puedan instalarlas en otras partes de Indonesia”.

En definitiva, más personas de más zonas de Indonesia tendrán acceso a la riqueza y los conocimientos del intercambio mundial gracias al trabajo de un artista y su amplia red de amigos y voluntarios.

Lee más historias de éxito de redes comunitarias.
‹ Atrás

Descargo de responsabilidad: Las opiniones expresadas en esta publicación pertenecen al autor y pueden o no reflejar las posiciones oficiales de Internet Society.

Artículos relacionados

Desarrollo de infraestructura y comunidad 15 junio 2021

Estrategias exitosas para crear y hacer crecer los IXP

¿Cómo ha evolucionado el peering en Asia-Pacífico para proporcionar una conectividad más rápida, asequible y resiliente a las personas?...

Desarrollo de infraestructura y comunidad 10 junio 2021

Apoyo a los IXP en Asia-Pacífico: nueva asociación con la Asia Pacific Internet Exchange Association

Internet Society y la Asia Pacific Internet Exchange Association (APIX) se comprometen a trabajar juntos para apoyar a las...

Desarrollo de infraestructura y comunidad 3 junio 2021

Cuatro IXP nuevos se ponen en marcha en Centroamérica y el Caribe

Según la base de datos mundial de IXP, en enero de 2021, de los 630 puntos de neutros de...

Únase a la conversación con miembros de Internet Society alrededor del mundo