En tiempos de crisis, todas las comunidades necesitan estar conectadas Thumbnail
‹ Atrás
Redes comunitarias 2 abril 2020

En tiempos de crisis, todas las comunidades necesitan estar conectadas

Ramon Roca
Por Ramon RocaPresident of the Foundation for an Open, Free and Neutral Network, Guifi.net

En medio de la expansión mundial de COVID-19, el estricto encierro excepcional en nuestros hogares ofrece lecciones importantes sobre la urgencia de reducir la brecha digital.

Donde vivo, en Osona (Cataluña rural, norte de España), hace 15 años no había acceso a Internet. Los operadores comerciales dijeron que no era rentable. Entonces, establecimos una red comunitaria, Guifi.net, inicialmente con conexiones de radio y, en 2009, implementamos fibra óptica. Hoy, hemos conectado muchas ciudades pequeñas y tenemos más de 200000 usuarios estimados.

Según el Instituto de Estadística de Cataluña, el condado de Osona ha liderado el número de hogares con un ordenador, con 82.5%, superando el promedio español de 69.8%.

La conectividad ha roto el aislamiento social rural, ha conectado nuestras escuelas y hospitales, y está ayudando a las personas a enfrentar esta situación de emergencia. Las personas pueden acceder a múltiples canales interactivos para informarse sin salir de casa. Sin conectividad, nuestro confinamiento se sentiría como estar en prisión.

La conectividad también ha sido un salvador económico para nosotros. En nuestra región impulsada por el ganado, los robots ordeñan vacas que usan podómetros para medir sus pasos y detectar enfermedades. Los granjeros usan cámaras conectadas para monitorear si sus cerdos tienen complicaciones durante el parto. La tecnología ha ahorrado tiempo y dinero, mejorando la productividad.

Hace apenas 15 años, Osona siguió la tendencia económica y hubo un éxodo rural-urbano. Pero para 2015, Osona era el condado catalán con el mayor crecimiento económico, con un 6% (muy por encima del 3,4% de la media española). El éxodo rural-urbano también se ha revertido. Por ejemplo, en mi ciudad (Gurb) en los últimos 15 años, la población ha pasado de 2000 a 2600, un aumento de más del 30%.

Incluso los lugares que ya tienen banda ancha comercial piden usar nuestra red porque es más rápida y barata, con precios a partir de 20 euros por mes, frente a los 60–70 euros en Barcelona. Brindamos servicios complementarios, especialmente en lugares que no son interesantes para los grandes operadores. Las redes comunitarias son más resistentes durante las emergencias porque están descentralizadas y mantenidas por los locales.

El tráfico de Internet ha aumentado enormemente. Hay más streaming en Netflix, ya que las personas necesitan entretenimiento. Y la gente se está dando cuenta rápidamente de la importancia del teletrabajo con esta crisis. En educación y en el sector público, muchos trabajos se podían hacer perfectamente desde casa, pero no estaban preparados para ello. Tenemos que reflexionar sobre esto y prepararnos para el futuro.

Además, esta crisis nos muestra la importancia de expandir las conexiones domiciliarias. Una escuela o un telecentro no es suficiente cuando las personas están aisladas en casa.

Aún así, muchas personas no disfrutan de los beneficios de Internet. Tenemos que resolver esto a través de una alianza, respetando la autonomía local, pero compartiendo las mejores prácticas a través de foros y espacios para que Internet pueda llegar a otros en el extranjero. Hoy tuve una llamada con un proyecto en el que estamos ayudando a establecer una red comunitaria en Ghana y me dijeron: «No se olviden de nosotros». Mostraron su empatía con nosotros y nos recordaron que las amenazas a la salud son globales y que otros lugares son aún más vulnerables.

Es por ello que estamos compartiendo nuestro conocimiento. Para este fin, Internet Society es un socio importante. Ayudan organizando cumbres de redes comunitarias y facilitando contactos con otras comunidades en todos los continentes. Recientemente, me apoyaron para asistir al Congreso de Redes de la Comunidad Europea de 2019 en Tbilisi, Georgia, donde me conecté con proyectos en Grecia y Kazajstán.

Con suerte, esta crisis hará reflexionar a los reguladores y creo que ayudará a resolver la brecha digital, porque verán que realmente es lo mejor para todos cuando TODOS estamos conectados.

Mientras tanto, manténgase a salvo y mantengámonos conectados a través de las redes comunitarias.

Al momento de escribir este artículo, España tenía más de 56,188 casos confirmados y más de 4,089 muertes, según el Ministerio de Salud, Consumo y Bienestar Social. En casos, ocupa el tercer lugar a nivel mundial.

Si está interesado en más historias en guifi.net o en proyectos como este, ¡manténgase en contacto!

El acceso a Internet no ha sido nunca antes tan importante. Estaremos presentando el trabajo que comunidades de todo el mudo están llevando a cabo para mantener Internet abierto y globalmente conectado. ¡No tiene fronteras!

‹ Atrás

Descargo de responsabilidad: Las opiniones expresadas en esta publicación pertenecen al autor y pueden o no reflejar las posiciones oficiales de Internet Society.

Artículos relacionados

Redes comunitarias 6 mayo 2021

Riesgos y beneficios del auge de la financiación de la banda ancha en Estados Unidos

La pandemia de la COVID-19 nos ha enseñado de una vez por todas que el acceso a la banda...

Crecimiento de Internet 5 mayo 2021

La comunidad lambada de Tamil Nadu ya está conectada a Internet

Han pasado décadas desde el desarrollo de Internet. Sin embargo, todavía hay muchas personas en el mundo sin ningún...

Redes comunitarias 28 abril 2021

The Common Room: cómo un artista está conectando la Indonesia rural pueblo a pueblo

Un joven se desplaza por Instagram para ver las últimas actualizaciones de sus perfiles favoritos. Para muchos en todo...

Únase a la conversación con miembros de Internet Society alrededor del mundo