Se encuentra usted aquí

La internet de las Cosas — Una breve reseña

Cover page of ISOC IoT Overview paper. Spanish Download File

Date: 15 Oct 2015

Document Type: White Papers

Tags: Internet of Things
, Internet of Things (IoT), IoT

La internet de las Cosas— una breve reseña

Para entender mejor los problemas y desafíos de un mundo más conectado

Karen Rose, Scott Eldridge, Lyman Chapin

Resument ejecutivo

La Internet de las cosas es un tema emergente de importancia técnica, social y económica. En este momento se están combinando productos de consumo, bienes duraderos, automóviles y camiones, componentes industriales y de servicios públicos, sensores y otros objetos de uso cotidiano con conectividad a Internet y potentes capacidades de análisis de datos que prometen transformar el modo en que trabajamos, vivimos y jugamos. Las proyecciones del impacto de la IoT sobre Internet y la economía son impresionantes: hay quienes anticipan que en el año 2025 habrá hasta cien mil millones de dispositivos conectados a la IoT y que su impacto será de US$ 11.000.000.000.000.

Sin embargo, la Internet de las Cosas también plantea importantes desafíos que podrían dificultar la realización de sus potenciales beneficios. Noticias sobre ataques a dispositivos conectados a Internet, el temor a la vigilancia y las preocupaciones relacionadas con la privacidad ya han captado la atención del público. Los desafíos técnicos siguen allí, pero además están surgiendo nuevos desafíos de políticas, jurídicos y de desarrollo.

Este documento informativo está diseñado para ayudar a la comunidad de la Internet Societys a navegar los diálogos que rodean a la Internet de las Cosas a la luz de las predicciones contradictorias sobre sus promesas y los peligros que implica. La Internet de las Cosas plantea un amplio conjunto de ideas complejas y que se entrelazan desde diferentes perspectivas.

Los conceptos clave que sirven como base para explorar las oportunidades y desafíos de la IoT incluyen:

  • DEFINICIONES DE LA INTERNET DE LAS COSAS: Por lo general, el término Internet de las Cosas se refiere a escenarios en los que la conectividad de red y la capacidad de cómputo se extienden a objetos, sensores y artículos de uso diario que habitualmente no se consideran computadoras, permitiendo que estos dispositivos generen, intercambien y consuman datos con una mínima intervención humana. Sin embargo, no existe ninguna definición única y universal.

  • TECNOLOGÍAS INSTRUMENTALES: El concepto de combinar computadoras, sensores y redes para monitorear y controlar diferentes dispositivos ha existido durante décadas. Sin embargo, la reciente confluencia de diferentes tendencias del mercado tecnológico está permitiendo que la Internet de las Cosas esté cada vez más cerca de ser una realidad generalizada. Estas tendencias incluyen la conectividad omnipresente, la adopción generalizada de redes basadas en el protocolo IP, la economía en la capacidad de cómputo, la miniaturización, los avances en el análisis de datos y el surgimiento de la computación en la nube.
  • MODELOS DE CONECTIVIDAD: Las implementaciones de la IoT utilizan diferentes modelos de conectividad, cada uno de los cuales tiene sus propias características. Los cuatro de los modelos de conectividad descritos por la Junta de Arquitectura de Internet incluyen: Device-to-Device (dispositivo a dispositivo), Device-to-Cloud (dispositivo a la nube), Device-to-Gateway (dispositivo a puerta de enlace) y Back-End Data-Sharing (intercambio de datos a través del back-end). Estos modelos destacan la flexibilidad en las formas en que los dispositivos de la IoT pueden conectarse y proporcionar un valor para el usuario.
  • POTENCIAL DE TRANSFORMACIÓN: Si las tendencias y proyecciones sobre el desarrollo de la IoT se convierten en realidad, esto podría obligar un cambio de mentalidad con respecto a las implicancias y problemas en un mundo donde la interacción más frecuente con Internet provendrá de la interacción pasiva con objetos conectados y no de una interacción activa con el contenido. La potencial realización de este resultado —un “mundo hiperconectado”— es una prueba de la naturaleza de propósito general de la propia arquitectura de Internet, que no impone limitaciones inherentes a las aplicaciones o servicios que pueden hacer uso de la tecnología.

Se analizan cinco áreas temáticas clave de la IoT para explorar algunos de los desafíos y cuestiones relacionadas con la tecnología más urgentes. Estos incluyen la seguridad; la privacidad; la interoperabilidad y los estándares; cuestiones legales, reglamentarias y relacionadas con los derechos; y economías emergentes y cuestiones relacionadas con el desarrollo.

Seguridad

Si bien en el contexto de la tecnología de la información las consideraciones de seguridad no son nuevas, los atributos de muchas implementaciones de la IoT presentan desafíos de seguridad nuevos y únicos. Hacer frente a estos desafíos y garantizar la seguridad en los productos y servicios de la IoT debe ser una prioridad fundamental. Los usuarios deben poder confiar en que los dispositivos de la IoT y los servicios de datos relacionados serán seguros y estarán libres de vulnerabilidades, especialmente a medida que esta tecnología sea más difundida y se integre a nuestra vida diaria. Los dispositivos y servicios de la IoT poco seguros pueden servir como potenciales puntos de entrada de ataques cibernéticos y exponer los datos de los usuario al robo al dejar flujos de datos con una protección inadecuada.

La naturaleza interconectada de los dispositivos de la IoT significa que cada dispositivo mal asegurado conectado a Internet podría afectar la seguridad y la resistencia de Internet a nivel global. Este desafío se ve amplificado por otras consideraciones, como el despliegue a gran escala de dispositivos homogéneos, la capacidad de algunos dispositivos de conectarse automáticamente a otros y la posibilidad de que estos dispositivos sean desplegados en entornos no seguros.

Por principio, los desarrolladores y usuarios de dispositivos y sistemas de la IoT tienen la obligación colectiva de asegurar que no estén exponiendo a los usuarios y la propia Internet a daños potenciales. Por lo tanto, se necesitará un enfoque colaborativo para desarrollar soluciones eficaces y adecuadas ante los desafíos de seguridad de la IoT, soluciones que se adapten bien a la escala y complejidad de los problemas.

Privacidad

El potencial de la Internet de las Cosas depende de estrategias que respeten las opciones de privacidad individuales correspondientes a un amplio espectro de expectativas. Los flujos de datos y la especificidad que permiten los dispositivos de la IoT puede liberar un valor único e increíble para los usuarios, pero las preocupaciones con respecto a la privacidad y los potenciales daños podrían dificultar la adopción plena de la Internet de las Cosas. Esto significa que los derechos de privacidad y las expectativas con respeto a la privacidad de los usuarios son esenciales para asegurar la confianza de los usuarios en Internet, en los dispositivos conectados y en los servicios relacionados.

De hecho, la Internet de las Cosas está redefiniendo el debate sobre las cuestiones de privacidad, ya que muchas implementaciones pueden cambiar drásticamente las formas en que se recogen, analizan, emplean y protegen los datos personales. Por ejemplo, la IoT amplifica las preocupaciones sobre el potencial de una mayor vigilancia y seguimiento, la dificultad de poder optar por no ser incluidos en ciertas recolecciones de datos y la potencia que tiene la agregación de los flujos de datos de la IoT para obtener retratos digitales detallados de los usuarios. Si bien estos desafíos son importantes, no son imposibles de superar. Para aprovechar las oportunidades, se deberán desarrollar estrategias para respetar las opciones de privacidad individuales considerando un amplio espectro de expectativas, sin dejar de fomentar la innovación en nuevas tecnologías y servicios.

Interoperabilidad / Estándares

Un entorno fragmentado de implementaciones técnicas propietarias de IoT podría inhibir su valor para los usuarios y la industria. Si bien la interoperabilidad plena entre productos y servicios no siempre es posible o necesaria, los compradores podrían ser reacios a adquirir productos y servicios de la IoT si hay falta de flexibilidad en su integración, gran complejidad en cuanto a su propiedad y preocupación con respecto a posibles dificultades para cambiar de proveedores de tecnología (lock-in).

Además, los dispositivos de la IoT mal diseñados y configurados pueden tener consecuencias negativas para los recursos de red a los cuales se conectan y para Internet en un sentido más amplio. Contar con estándares apropiados, modelos de referencia y mejores prácticas también ayudará a frenar la proliferación de dispositivos que podrían alterar a Internet. El uso de estándares genéricos, abiertos y ampliamente disponibles (como el Protocolo de Internet) como componentes de los dispositivos y servicios de la IoT permitirá mayores ventajas para los usuarios, más innovación y más oportunidades económicas. 

Cuestiones legales, reglamentarias y de derechos

El uso de dispositivos de la IoT plantea nuevas cuestiones reglamentarias y legales y también amplifica los problemas legales que ya existen en torno a Internet. Estas cuestiones son de amplio alcance y muchas veces el rápido ritmo con que cambia la tecnología de la IoT supera la capacidad de adaptación de las estructuras políticas, legales y reglamentarias asociadas.

Un conjunto de cuestiones tiene que ver con los flujos de datos transfronterizos, que se producen cuando los dispositivos de la IoT recogen datos personales en una jurisdicción y, para su procesamiento, los transmiten a otra jurisdicción donde las leyes de protección de datos son diferentes. Además, los datos recogidos por los dispositivos de la IoT podrían ser mal utilizados y potencialmente provocar resultados discriminatorios para ciertos usuarios. Otros problemas legales relacionados con los dispositivos de la IoT incluyen el conflicto entre la vigilancia por parte de las agencias de seguridad y los derechos civiles, las políticas de retención y destrucción de datos, y la responsabilidad legal por los usos accidentales, las violaciones de la seguridad y los fallos en la privacidad.

Aunque los desafíos legales y reglamentarios son de alcance amplio y complejo, la adopción de los principios rectores de la Internet Society para promover la capacidad del usuario para conectarse, hablar, innovar, compartir, elegir, y confiar es una consideración fundamental para la evolución de leyes y reglamentos sobre la IoT que propicien los derechos de los usuarios. 

Cuestiones relacionadas con las economías emergentes y el desarrollo

La Internet de las Cosas encierra la promesa de aportar beneficios sociales y económicos a las economías emergentes y en desarrollo. Esto incluye, entre otras, áreas tales como la agricultura sostenible, la calidad y el uso del agua, el cuidado de la salud, la industrialización y la gestión del medio ambiente. Como tal, la IoT promete ser una herramienta para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

El alcance de los desafíos de la IoT no se limitará a los países industrializados. Las regiones en desarrollo también deberán responder para hacer realidad los potenciales beneficios de la IoT. Además, se deberán abordar las singulares necesidades y desafíos de la implementación en las regiones menos desarrolladas, entre ellos el grado de preparación de la infraestructura, los incentivos para el mercado y la inversión, los requerimientos en cuanto a las habilidades técnicas y los recursos de políticas. 

La Internet de las Cosas está ocurriendo ahora. Promete ofrecer un mundo revolucionario, “inteligente” y totalmente conectado a medida que las relaciones entre los objetos, su entorno y las personas estén cada vez más entrelazadas. Sin embargo, para que la IoT realice sus potenciales beneficios para las personas, la sociedad y la economía, es necesario considerar y abordar los problemas y desafíos asociados con la IoT.

En definitiva, un debate polarizado que enfrente a las promesas de la IoT contra sus posibles peligros no permitirá encontrar soluciones que maximicen los beneficios de la Internet de las Cosas y minimicen sus riesgos. Por el contrario, para definir las formas más eficaces de avanzar, se necesitará la participación informada, el diálogo y la colaboración de una variedad de partes interesadas.

Para seguir leyendo, por favor descargar el documento La internet de las Cosas— una breve reseña...